For Stakeholders

Briefer: The Future of REDD+ — 10 Years of Project Experience Delivers a Blueprint for the Future

Para leer el artículo en español haga click aquí.

Verra will soon release important updates to its Jurisdictional and Nested REDD+ Framework. These changes are a reflection on our commitment to continuously evolve and adapt our standards based on new scientific findings, best practices and numerous technology innovations. They also facilitate the integration of independent forest conservation projects with jurisdictional programs to leverage the strengths of both approaches. Verra also plans to release updates to the VCS Program requirements for standalone (non-nested) REDD+ projects later in 2021. Below we reflect on lessons learned, the evolution of best practice and how these updates will help strengthen the foundation for the future of REDD+.

Ten years ago on 7 February 2011 the Kasigau Corridor REDD Project in Kenya became the first project to issue carbon credits for reducing emissions from deforestation and forest degradation (REDD), thereby ushering in a new source of finance for protecting the world’s forests. Since then, hundreds of similar projects have been developed all over the world, channeling much needed finance to activities such as hiring local patrol officers to stop illegal logging and building fire lines to protect against wildfires, and supporting farmers wanting to switch to more effective and sustainable land management practices, thereby reducing pressure on surrounding forests.

Although the early days of REDD+ were challenging due to difficult market circumstances (e.g., insufficient demand, low prices), most REDD+ projects succeeded and today stand as examples of pioneering work to fight drivers of deforestation and provide alternative sources of income for hundreds of communities. Moreover, the outlook for REDD+ is bright, both in the growing voluntary carbon market (VCM) and in emerging compliance regimes such as the Carbon Offsetting and Reduction Scheme for International Aviation (CORSIA) which is the first international compliance mechanism to recognize REDD+ credits. Domestic markets like Colombia’s, which accepts carbon credits in lieu of a tax, are also providing important sources of finance for REDD+.

Ten years in, we are excited about launching the next generation of REDD+ activities, which will require integrating efforts at both the project and jurisdictional scales, as well as revising our requirements to ensure the VCS Program follows the latest scientific findings, best practices and the numerous technology innovations that could be applied to REDD+.

Integrating Project and Government REDD+ Activities

We believe that the future of REDD+ lies in integrated REDD+ systems that leverage the strengths of both jurisdictional and project-based approaches, while at the same time avoiding the weaknesses of each. Governments, for example, are best placed to create enabling environments and the right incentives on the ground for forest protection. For their part, developers of REDD+ projects tend to be more nimble and effective at delivering services to local actors, including communities, and addressing local drivers of deforestation.[1]

Another reason to integrate both jurisdictional and project-based REDD+ is that they are likely to tap into different pools of capital. Jurisdictional REDD+ efforts are most likely to be of interest to buyer/donor governments given the larger scale of reductions and removals that can be achieved. Likewise, REDD+ projects are more likely to appeal to the private sector who will want to have a clear story to tell (e.g., “we helped protect this forest and these species”) and will likely prefer the security of having a private party as a counterpart.

Over the last two years we have been revising the VCS Program’s Jurisdictional and Nested REDD+ framework (JNR) to better support jurisdictional REDD+ programs and to align project-level accounting with national or subnational accounting to facilitate the integration of project-based and jurisdictional REDD+ efforts. The updated JNR Requirements, scheduled to be published at the end of the first quarter of 2021, will provide jurisdictional REDD+ programs and nested REDD+ projects with workable, practical, flexible, and robust accounting and crediting requirements that represent current best practices at both jurisdictional and project scales. They also will be aligned, where relevant, with the UNFCCC decisions on REDD+ and other major GHG programs, while being supportive of national REDD+ frameworks and respecting sovereignty.

Key updates to the JNR Requirements will include:

  • New requirements for the setting of Forest Reference Levels (FRELs) that will require, in most cases, the use of historical average[2] GHG emissions or removals from the past 4-6 years, which experts now readily agree is more likely to predict near future carbon stock changes.
  • Shortening the time frames upon which FRELs will need to be updated, from the current 5-10 year time frame down to a 4-6 year interval.
  • The launch of an Allocation Tool that will enable jurisdictions to allocate the jurisdictional FREL across the jurisdiction, including to projects based on deforestation and/or forest degradation risk in/around the jurisdiction. The AT has been developed as a joint effort between Verra and a number of governments, enabling us to calibrate the tool with real data from country FRELs and through testing allocations in operational project areas.
  • Minimum quality requirements and uncertainty discounts for FRELs, which will make sure that those developed under other GHG programs are adequately robust before being used for nesting or jurisdictional programs under the JNR framework.
  • Clearer definitions of authority and rights to emission reductions and removals, a critical element that ensures ownership and which is particularly relevant to indigenous and rural communities.[3]

Additional updates in late 2021 will aim to widen the scope of jurisdictional programs and nested projects to account for emission reductions and removals from blue carbon, long-term emissions from peatlands (due to the extended oxidation period common to peatlands), and enhancement activities currently not covered by the Allocation Tool. Our end goal is to make sure that we integrate all scales of REDD+ to create the most resilient REDD+ initiatives possible.

Project-based REDD+ Version 2.0

When we first set out to enable REDD+ activities, our view was to enable a wide variety of credible options and learn from them, and revisit our requirements in case we learned there were better ways of addressing certain technical challenges. Although the fundamental building blocks for REDD+ have not changed, there are some important improvements we plan to make to reflect lessons learned and evolving best practice.

One of the most difficult challenges for REDD+ is the establishment of a project’s baseline (i.e., the scenario without the intervention) which represents a scenario that will not come to pass given the project is implemented instead. Despite this difficulty, we believe that setting REDD+ baselines can be done credibly and effectively, and we are now planning to update some of the VCS Program requirements to ensure they and the methodologies supported reflect current best practices and state-of-the-art thinking on carbon accounting. Specifically, we are planning to:

  • Consolidate the REDD+ methodologies that address avoided unplanned deforestation and/or degradation (AUDD) in order to ensure consistency across projects, including those that will be integrated (or “nested”) into jurisdictional programs and reference levels.
  • Require the use of a qualifying FREL, where one has been developed for the jurisdiction, and the Allocation Tool (AT) to determine nested project baselines. This will ensure the FRELs are the starting point for the determination of baselines, and will directly address concerns about the credibility of project baselines and their consistency with FRELs.
  • Reduce the length of the historical reference and reassessment periods for project baselines and jurisdictional FRELs, given most experts agree that shorter and more recent time frames are better indicators of likely forest loss in the near future. Likewise, we think it is prudent to set out a shorter time frame for the reassessment of the FREL/baseline given that drivers of deforestation and forest degradation can change significantly in the medium term.

These methodology updates are expected later in 2021, at which time we plan to set out appropriate transition periods for projects needing to adapt to the new requirements.

Although leakage has always been a concern for REDD+, well-designed projects have demonstrated that they can change the underlying economic dynamics that would otherwise result in forest destruction and degradation, thereby making leakage less of a threat.[4]

Nevertheless, Verra requires all AFOLU projects to measure and monitor leakage where it is significant and can’t be mitigated, and to deduct it from achieved emission reductions and removals. As with other aspects of our standards, Verra continuously seeks to ensure we remain at the forefront of scientific best practice, and is therefore collaborating with a range of stakeholders and academics to evaluate our existing leakage requirements. Should current academic analysis on leakage show areas for improvement, these will be incorporated when available.

In respect of permanence, we have identified several opportunities for improving the AFOLU and JNR Non-Permanence Risk Tools and have contracted outside experts to develop and draft the following updates:

  • Ensure that AFOLU projects and JNR programs take the expected impacts of climate change and sea level rise into account in their natural risk scores;
  • Guarantee that the AFOLU Non-Permanence Risk Tool appropriately accounts for Agricultural Land Management-specific risks and mitigation options; and
  • Establish a default value (or values) for non-permanence risk that may be used by AFOLU projects (and JNR programs, if feasible) under certain conditions at validation and verification to streamline AFOLU project (and JNR program) development and assessment.

We are also seeking input to the development of insurance products that could cover some risks related to REDD+ activities. We expect to conduct a public consultation on updated AFOLU and JNR Non-Permanence Risk Tools in late 2021.

Conclusion

Successful and resilient REDD+ systems will therefore need to integrate both project and jurisdictional activities to effectively leverage the strengths of both government and the private sector, as well as tap into different sources of capital. The degree to which these different types of activity are salient in each country will vary, however, given the nature of the problem in each country and the variety of national and local circumstances and capacities at play.

Site-scale interventions can support national policy and are essential to deliver local results that can contribute to national outcomes. Projects should be implemented in alignment with jurisdictional REDD+ programs. New updates to our jurisdictional and project requirements on baselines, leakage and permanence will ensure REDD+ projects continue their pioneering work to protect forests while working with local communities. In addition, new technologies such as remote sensing and artificial intelligence and more accurate forest measurement techniques will provide opportunities to improve the tools we use to account for GHG emission reductions and removals achieved by REDD+ efforts.

At ten years, REDD+ has demonstrated that it can harness finance to tackle one of the most intractable problems we face today. Our collective challenge is to continue to improve REDD+ and build on the many successful REDD+ efforts already in place and under development. We at Verra are committed to continue to put our best foot forward to ensure that REDD+ engages governments in crafting forest-friendly policies and works effectively with the forest communities who depend on the long-term survival of the world’s forests.

 

El futuro de REDD+: 10 años de experiencia en proyectos brindan un
plan para el futuro

Verra publicará próximamente importantes actualizaciones de su Marco para REDD+ Jurisdiccional y Anidado. Estos cambios son un reflejo de nuestro compromiso de evolucionar y adaptar continuamente nuestros estándares a los nuevos avances científicos, las mejores prácticas y las numerosas innovaciones tecnológicas. Del mismo modo, facilitan la integración de proyectos de conservación forestal independientes con programas jurisdiccionales para aprovechar las fortalezas de ambos enfoques. Verra también planea publicar en 2021 algunas actualizaciones de los requerimientos del Programa VCS para proyectos de REDD+ independientes (no anidados). A continuación, reflexionamos sobre las lecciones aprendidas, la evolución de las mejores prácticas y la forma en que las actualizaciones ayudarán a fortalecer las bases para el futuro de REDD+.

Hace diez años, el 7 de febrero de 2011, el Proyecto de REDD en el Corredor Kasigau en Kenia se convirtió en el primer proyecto en emitir créditos de carbono para reducir las emisiones causadas por la deforestación y la degradación forestal (REDD), marcando así el comienzo de una nueva fuente de financiamiento para proteger los bosques del planeta. Desde entonces, se han desarrollado cientos de proyectos similares en todo el mundo, los cuales han permitido canalizar fondos indispensables para la implementación de actividades como la contratación de guardabosques locales para detener la tala ilegal; la construcción de cortafuegos para prevenir incendios forestales; y el apoyo a los agricultores que desean hacer una transición hacia prácticas más eficientes de gestión sostenible del suelo, reduciendo así la presión sobre los bosques circundantes.

Aunque los primeros días de REDD+ fueron desafiantes debido a las difíciles circunstancias del mercado (por ejemplo, la escasa demanda y los bajos precios), la mayoría de los proyectos de REDD+ tuvieron éxito y hoy son ejemplos de trabajos pioneros para combatir las causales de la deforestación y degradación forestal y proporcionar fuentes alternativas de ingresos para cientos de comunidades. Además, las proyecciones para REDD+ son positivas, tanto en el creciente Mercado Voluntario de Carbono (MVC) como en los mercados emergentes de cumplimiento. Tal es el caso del Plan de Compensación y Reducción de Carbono para la Aviación Internacional (CORSIA, por su sigla en inglés), el primer mecanismo de cumplimiento internacional en reconocer los créditos de REDD+. También los mercados domésticos como el de Colombia, que acepta créditos en lugar del pago de un impuesto al carbono, están proporcionando importantes fuentes de financiamiento para REDD+.

Diez años después, estamos entusiastas con el lanzamiento de las últimas iniciativas para REDD+, las cuales requerirán la integración de esfuerzos tanto a escala de proyectos como jurisdiccionales; y también nos estimula la revisión de nuestros requerimientos para garantizar que el Programa VCS sigue los últimos avances científicos, las mejores prácticas y las numerosas innovaciones tecnológicas que podrían aplicarse a REDD+.

Integración de actividades de REDD+ gubernamentales y a escala de proyecto

Creemos que el futuro de REDD+ radica en la integración de los sistemas que aprovechan las fortalezas tanto de los enfoques jurisdiccionales como de los basados en proyectos, evitando al mismo tiempo las debilidades de cada uno de estos. Los gobiernos, por ejemplo, están en la mejor posición para generar entornos propicios e incentivos adecuados sobre el terreno para la protección de los bosques. Por su parte, los desarrolladores de proyectos de REDD+ tienden a ser más ágiles y efectivos en la prestación de servicios a los actores locales, incluyendo las comunidades, y en abordar las causales de la deforestación y la degradación forestal en los territorios.*

Otra razón para integrar ambos tipos de enfoques REDD+ (jurisdiccional y basado en proyectos) es el potencial para aprovechar diferentes fuentes de capital. Es muy probable que los esfuerzos jurisdiccionales de REDD+ sean de interés para los compradores/donantes gubernamentales debido a la mayor escala de reducciones y remociones que se puede lograr. Asimismo, es probable que los proyectos de REDD+ atraigan en mayor medida a los actores del sector privado que quieren contar una historia clara (por ejemplo, “ayudamos a proteger este bosque y estas especies”) y que podrían preferir la seguridad de tener una entidad privada como su contraparte.

Durante los últimos dos años, hemos estado revisando el Marco para REDD+ Jurisdiccional y Anidado (JNR) del Programa VCS con el fin de apoyar de una mejor manera los programas de REDD+ jurisdiccionales y alinear la contabilidad de los proyectos con la contabilidad nacional o subnacional, facilitando la integración de los esfuerzos de REDD+ jurisdiccionales y basados en proyectos. Los Requerimientos para JNR actualizados (programados para ser publicados a fines del primer trimestre de 2021), proporcionarán a los programas jurisdiccionales y a los proyectos anidados de REDD+ requerimientos viables, prácticos, flexibles y sólidos para la contabilidad y generación de créditos, reflejando las mejores prácticas actuales a escala jurisdiccional y de proyectos. También estarán alineados, cuando sea el caso, con las decisiones de la CMNUCC sobre REDD+ y con otros programas importantes de Gases de Efecto Invernadero (GEI), al mismo tiempo que apoyarán los marcos nacionales de REDD+ y respetarán la soberanía.

Las actualizaciones claves de los Requerimientos para JNR incluirán:

  • Nuevos requerimientos para el establecimiento de Niveles de Referencia de Emisiones Forestales (NREF) que requerirán, en la mayoría de los casos, el uso de datos sobre emisiones o remociones promedio históricas** de GEI de los últimos 4-6 años, lo que se condice con la opinión de expertos en que es más probable predecir los cambios en los stocks de carbono en un futuro cercano tomado como referencia rangos de tiempo como el indicado.
  • La reducción de la periodicidad de actualización de los NREF, pasando de un intervalo actual de entre 5 y 10 años a uno de entre 4 y 6 años.
  • El lanzamiento de una Herramienta de Asignación (HA) que permitirá a las jurisdicciones asignar cuotas del NREF dentro de su propia área, incluyendo proyectos, basándose en el riesgo de deforestación y/o degradación forestal en/alrededor de la jurisdicción. La HA se ha desarrollado de forma conjunta entre Verra y algunos gobiernos, lo cual permite su calibración con datos reales de los NREF de los países y por medio de asignaciones de prueba en áreas de proyectos que se encuentran en operación.
  • Requerimientos mínimos de calidad y descuentos por incertidumbre para los NREF, que asegurarán que aquellos desarrollados ante otros programas de GEI sean lo suficientemente sólidos antes de ser utilizados para programas de anidación y/o jurisdiccionales en el marco de JNR.
  • Definiciones más claras respecto a la autoridad y los derechos sobre la reducción y remoción de emisiones; un elemento crucial que asegura la propiedad y que es particularmente relevante para las comunidades indígenas y rurales.***

Las actualizaciones adicionales programadas para fines de 2021 tendrán como objetivo ampliar el alcance de los programas jurisdiccionales y de los proyectos anidados para tener en cuenta las reducciones y remociones de emisiones de carbono azul, las emisiones a largo plazo de las turberas (debido al extenso período de oxidación que estas comúnmente experimentan) y las actividades de captura de carbono que actualmente no están consideradas en la HA. El objetivo final es asegurarse de integrar todas las escalas para crear instancias de REDD+ lo más resiliente posibles.

REDD+ basado en proyectos, Versión 2.0

Cuando nos propusimos por primera vez habilitar las actividades para REDD+, nuestra idea era disponer de una amplia variedad de opciones fiables y aprender de ellas, y revisar nuestros requerimientos en caso de que supiéramos que había mejores formas de abordar ciertos desafíos técnicos. Aunque los componentes fundamentales de REDD+ no han cambiado, hay algunas mejoras importantes que planeamos hacer para reflejar las lecciones aprendidas y aplicar las mejores prácticas, las cuales se encuentran en constante evolución.

Uno de los desafíos más complejos para REDD+ es el establecimiento de la línea base de un proyecto (es decir, del escenario sin intervención), la cual representa un escenario que no ocurrirá si el proyecto se implementa en su lugar. A pesar de esta dificultad, creemos que el establecimiento de líneas base para REDD+ se puede hacer de manera fiable y efectiva, por lo cual estamos planeando actualizar algunos de los requerimientos del Programa VCS para asegurarnos de que tanto estos como las metodologías asociadas reflejen las mejores prácticas y las últimas consideraciones sobre la contabilidad del carbono. Específicamente, planeamos:

  • Consolidar las metodologías para REDD que abordan evitar la deforestación y degradación no planeada (AUDD por sus siglas en inglés) con el fin de garantizar la coherencia entre los proyectos, incluyendo aquellos que serán integrados (o “anidados”) dentro de programas jurisdiccionales y niveles de referencia.
  • Solicitar el uso de un NREF habilitante –cuando se haya desarrollado uno para la jurisdicción correspondiente– y de la HA para determinar la línea base del proyecto anidado. Esto asegurará que los NREF sean el punto de partida para la determinación de las líneas base y abordará directamente las preocupaciones sobre la credibilidad de estas dentro de los proyectos y su coherencia con los NREF.
  • Reducir la duración de los períodos históricos de referencia y de reevaluación para las líneas base de los proyectos y los NREF jurisdiccionales, en vista de que la mayoría de los expertos concuerdan en que períodos de tiempo más cortos y recientes permiten obtener mejores indicadores de la pérdida probable de bosques en el futuro cercano. Asimismo, creemos que es prudente establecer una periodicidad menor para la reevaluación de los NREF y de las líneas base debido a que las causales de la deforestación y degradación forestal pueden cambiar significativamente en el mediano plazo.

Se espera publicar estas actualizaciones metodológicas a finales de 2021, momento en el que planeamos establecer períodos de transición adecuados para los proyectos que necesiten adaptarse a los nuevos requerimientos.

Aunque las fugas siempre han sido una preocupación para los proyectos de REDD+, aquellos que son debidamente diseñados han demostrado que pueden cambiar las dinámicas económicas preexistentes que, de otro modo, resultarían en la destrucción y degradación de los bosques, haciendo de las fugas una amenaza menor.**** Sin embargo, Verra exige a todos los proyectos del alcance sectorial AFOLU medir y monitorear las fugas cuando estas sean significativas y no se puedan mitigar, y deducirlas de las reducciones y remociones de emisiones logradas. Al igual que con otros aspectos de nuestros estándares, Verra busca continuamente permanecer a la vanguardia de las mejores prácticas científicas y, por lo tanto, colabora con un amplio número de grupos de interés y académicos para evaluar los requerimientos vigentes sobre fugas. Si el análisis académico más actual sobre fugas muestra áreas de mejora, estas se incorporarán cuando estén disponibles.

Con respecto a la permanencia, hemos identificado varias oportunidades para mejorar las herramientas de riesgo de no permanencia para proyectos AFOLU y JNR y hemos contratado a expertos externos con el fin desarrollar y redactar las siguientes actualizaciones:

  • Asegurar que los proyectos AFOLU y los programas de JNR tomen en cuenta los impactos del cambio climático y el aumento del nivel del mar esperados en sus puntuaciones de riesgos naturales;
  • Garantizar que la herramienta de riesgo de no permanencia de AFOLU tenga en cuenta adecuadamente los riesgos específicos del Manejo de Suelos Agrícolas (ALM) y las opciones respectivas de mitigación; y
  • Establecer un valor (o valores) por defecto para el riesgo de no permanencia que pueda ser utilizado en proyectos de AFOLU (y en programas de JNR, de ser factible), cumpliendo con ciertas condiciones durante la validación y verificación para agilizar su desarrollo y evaluación.

Finalmente, estamos buscando información para el desarrollo de pólizas de seguro que puedan cubrir algunos riesgos relacionados con las actividades de REDD+. Esperamos realizar una consulta pública sobre la versión actualizada de las herramientas de riesgo de no permanencia de AFOLU y JNR a fines de 2021.

Conclusión

Los sistemas exitosos y resilientes de REDD+ deberán integrar tanto las actividades basadas en proyectos como las jurisdiccionales para aprovechar de manera efectiva y simultánea las fortalezas de los sectores gubernamentales y privados; así como para aprovechar diferentes fuentes de capital. Sin embargo, el grado en que estos tipos de actividad se destaquen en cada país variará en función de la naturaleza de los problemas que estos afronten y de la variedad de circunstancias y capacidades nacionales y locales con las que cuenten.

Las intervenciones a escala de sitio pueden respaldar las políticas de los países y son esenciales para generar resultados locales que contribuyan a los resultados nacionales. Por lo tanto, los proyectos deben implementarse en alineación con los programas jurisdiccionales de REDD+. Las actualizaciones más recientes de nuestros requisitos sobre líneas base, fugas y permanencia garantizarán que los proyectos y programas jurisdiccionales de REDD+ continúen su labor pionera de proteger los bosques mientras trabajan con las comunidades locales. Adicionalmente, las nuevas tecnologías (por ejemplo, de teledetección e inteligencia artificial) y las técnicas de medición forestal más precisas brindarán oportunidades para mejorar las herramientas que utilizamos para contabilizar las reducciones y remociones de emisiones de GEI logradas por los esfuerzos de REDD+.

Luego de diez años, REDD+ ha demostrado que puede aprovechar las finanzas para abordar uno de los problemas más complejos que enfrentamos hoy. Nuestro desafío colectivo es continuar mejorando REDD+ con base en los numerosos esfuerzos que se encuentran en desarrollo y han demostrado ser exitosos. En Verra estamos comprometidos a seguir dando lo mejor de nosotros para asegurarnos de que las iniciativas de REDD+ involucren a los gobiernos en la elaboración de políticas favorables para los bosques y trabajen de manera efectiva con las comunidades que dependen de la supervivencia a largo plazo de los bosques del mundo.


* Este estudio de caso proporciona un ejemplo útil de cómo el proyecto GuateCarbon en Guatemala apoya las prioridades nacionales de conservación mediante sus propias intervenciones.

** Más adelante en 2021, se publicará mayor información sobre el uso de tendencias, por ejemplo, en países con alta cobertura forestal y con baja deforestación (High-Forest, Low-Deforestation – HFLD).

*** Este estudio de caso ofrece un ejemplo útil de cómo el proyecto de REDD+ para la Conservación de Chocó-Darién en Colombia y el proyecto en el Área Protegida del Bosque de Makira en Madagascar brindan apoyo legal a las personas que buscan la tenencia formal de sus tierras, lo que permite a las comunidades reclamar la propiedad del bosque y así adquirir un interés sobre su protección.

**** Este estudio de caso proporciona un ejemplo útil de cómo el proyecto de Conservación y Restauración de Turberas de Katingan en Borneo, Indonesia, trabaja con las comunidades locales para ayudarles a mejorar la productividad de sus tierras y de este modo, reducir la presión sobre los bosques circundantes.

 


[1] This case study provides a good example of how the GuateCarbon project in Guatemala supports national conservation priorities through project interventions.
[2] More information on the use of trends, for example in High-Forest, Low-Deforestation (HFLD) countries will be released later in 2021.
[3] This case study provides a good example of how the Chocó-Darién Conservation REDD project in Colombia and the Makira Forest Protected Area project in Madagascar provide legal assistance to individuals seeking formal tenure of land, thereby enabling communities to claim ownership of the forest and thus have a stake in its protection.
[4] This case study provides a good example of how the Katingan Peatland Conservation and Restoration project in Borneo, Indonesia works with local communities to enable them to become more productive on the land they already have, and which reduces pressure on the surrounding forest.


 

 

Our Work

California Offset Project Registry

The Offset Project Registry (OPR) facilitates the participation of offset projects within the California cap-and-trade program

Learn More >
Photo: Paul Vincent

Verified Carbon Standard

The VCS Program is the world’s leading voluntary program for the certification of GHG emission reduction projects

Learn More >

Plastic Waste Reduction Standard

Plastic Waste Reduction Program The Plastic Waste Reduction Program (Plastic Program) enables robust impact assessment…

Learn More >